Skip links

Graduaciones en tiempos de Covid

Una graduación de una universidad americana exige una preparación por adelantado. Lo primero de todo, meses antes del día de la ceremonia, los estudiantes que van a graduarse necesitan reservar su toga y birrete, que generalmente pueden recoger en la tienda de la universidad. Además, éstos tendrán que solicitar el certificado de graduación que será otorgado el día de la graduación. Solicitar tanto la toga y el birrete, como el diploma, tiene plazos que hay que cumplir si el estudiante quiere graduarse con todos sus compañeros. La mayoría de universidades son partidarias de que todos los estudiantes deberían tener derecho a participar en su ceremonia de graduación por lo que no cobran por las solicitudes ni por la toga y el birrete. Tras enviar las solicitudes, éstas son evaluadas y en caso de que algún estudiante no cumpla con los requisitos para graduarse, evaluadores se pondrían en contacto con él. En caso de cumplir todos los requisitos, los estudiantes sólo tendrían que asegurarse de mantener su nota para poder recibir su diploma el día de la ceremonia. Durante los días previos a la ceremonia, todos los estudiantes suelen recibir una serie de instrucciones indicando ubicaciones y horarios específicos para la graduación. El día de la ceremonia, todos los estudiantes participando en la graduación deberán llevar puestos la toga y el birrete. Debido a la gran cantidad de graduados, a cada estudiante le dan una tarjeta con su nombre y su grado, que cada estudiante entregará a la persona encargada de anunciar a los graduados y así evitar confusiones mientras camina por el escenario para recibir su diploma. Existen tres tipos distintos de honores en las graduaciones americanas dependiendo del GPA (nota media sobre 4) del estudiante. Los graduados con un GPA entre 3.5 y 3.74 son honorados como Cum Laude, los que tienen un GPA entre 3.75 y 3.89 son Magna Cum Laude y los que tienen un GPA entre 3.9 y 4 son Summa Cum Laude. Estos honores están altamente reconocidos en Estados Unidos.

Graduarse de la universidad es el sueño de cualquier estudiante. Pero este sueño se intensifica cuando estudias en una universidad americana. Para cualquier americano la graduación es uno de los días más importantes de su vida. La graduación suele durar un fin de semana entero. Las familias de los “seniors” (estudiantes de último año) van a visitar, se organizan comidas y cenas, se compran regalos y todos se preparan para el gran día. En el día de la graduación suele haber un picoteo organizado por la universidad dónde se reúnen estudiantes y familias para celebrar. Finalmente, dependiendo de la universidad, los recién graduados y sus familias se juntan en un bar para continuar con la celebración y empezar las despedidas, pues generalmente los graduados no volverán a la universidad y muchos se mudan a otros estados o a diferentes países. Graduarse es, para todos los estudiantes, bastante agridulce; eres oficialmente adulto pero te tienes que despedir de la que ha sido tu familia durante los últimos cuatro años. Pero para los estudiantes internacionales suele ser más agrio que dulce, especialmente si piensan volver a casa.

2020 Seniors. Después de cuatro años estudiando a más de 6,000 kilómetros de casa, se va acercando el final. Para muchos esto significa volverse a España, para otros quedarse en Estados Unidos para hacer un máster o un OPT, pero para todos significa terminar esos cuatro años de “undergrad” en los que se ha disfrutado tanto. Durante tres años has estado viendo cómo se celebra a los seniors de tu universidad, que si “senior night” por aquí, “senior meal” por allá… en fin, todo está relacionado con celebrar a los seniors. Y de repente, llega tu año. Ahora todas las conversaciones giran en torno a tu graduación y a tus planes después de graduarte. Todo el mundo te pregunta que qué vas a hacer, que si te quedas o te vas, que si tu familia va a venir… y empiezas a planificar tu “graduation weekend”. Tu familia se compra billetes para ir a verte, reservas un local para cenar con tu familia y las familias de tus amigos la noche de tu graduación, pides la toga y el birrete, encargas fotos de graduación… todo tu último semestre gira en torno a la planificación de la graduación. Cada vez queda menos y ese final que hace tres años parecía que nunca llegaría está a la vuelta de la esquina.

Marzo 2020. Llega el Covid, un virus que hace unos meses parecía una gripe mala y poco más. Las universidades empiezan a cerrar. Primero piensas “dos semanas sin clase, se lía”. Pero la cosa va a peor y tienes que volverte a España, no vaya a ser que cierren fronteras y no puedas volver a ver a tu familia en seis meses. Ese sentimiento agrio que tanto temías llega dos meses antes de lo esperado. De un día para otro vas a terminar tu carrera universitaria a través de Zoom desde tu casa en España. Tienes un día para despedirte de tu familia universitaria; tus amigos, compañeros de piso, compañeros de equipo, el dueño de tu bar favorito, en fin, de todos. Pensabas que tendrías un par de meses pero no, ha llegado el momento y tienes 24 horas para hacer maletas y despedirte. Vuelves a casa, al principio te cuesta pero te vas acostumbrando. Y cuando pensabas que lo tenías superado…

Mayo 2020. Llegan finales y se acerca la fecha de graduación. Último día de clase, no está mal, por lo menos ya no tienes que hacer Zoom a las ocho de la tarde (seis horas de diferencia horaria). Pero llega el día de la graduación y todos los “2020 seniors” empiezan a colgar cosas en redes sociales (qué malas son las redes sociales). Te das cuenta de que ya, ahora sí que sí, se ha terminado. Empiezas a ver fotos y vídeos de los últimos cuatro años y solo puedes pensar en lo increíble que habría sido poder celebrar y despedirte de tu segunda familia como merecías. La universidad organiza una especia de graduación online pero por mucho que se aprecie el esfuerzo, no es lo mismo. La situación por el Covid está afectando a todo el mundo por lo que sabes que tienes que levantar la cabeza y dejar de lamentarte. Ahora solo puedes sacar lo mejor de ti mismo y confiar en que haber estudiado en Estados Unidos te va a abrir muchas puertas. Es hora de buscar trabajo o empezar un máster o lo que sea que tenías pensado hacer y seguir adelante. Los últimos cuatro años no pasan desapercibidos, has ganado conocimientos, has experimentado ser relativamente independiente y sobretodo, has hecho amigos que durarán toda la vida.

A todos los “2020 Seniors”, todo esfuerzo tiene su recompensa y el trabajo de los últimos años no pasará desapercibido. Ahora toca vencer a este virus y seguir adelante. ¡Enhorabuena y mucha suerte!